Técnica para comprobar la virginidad en el S. XVI

Una receta “infalible” para saber si una mujer era virgen, es la que solía emplearse en el siglo XVI: “en agua que haya estado tres noches a la luz de la luna, se introducía una liga o un cordón del corpiño de la dama. Si se precipitaba hacia el fondo, inmediatamente era prueba inequívoca de que la poseedora no era virgen”.
Por ello las mujeres de esta época adornaban sus ligas con trocitos de madera y tejían los cordones de sus corpiños de seda con algodón, para que flotaran en caso de que se pusiera en duda su virtud.

Fuente: Culturizando

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>